LOS SEIS SOMBREROS DEL SUBJUNTIVO

Si has estado formándote últimamente en el campo de la gramática cognitiva, es posible que alguna vez te hayas topado con el concepto de la no declaración como valor del subjuntivo. Este concepto ha sido trabajado, sobre todo, por José Ruíz Campillo. Si quieres profundizar más en el tema, te recomiendo que visites su página: es una mina de ideas y formación. Esta entrevista también me ha parecido muy útil.

¡Sigamos!

Uno de los principales aspectos expuestos en la gramática cognitiva es el trabajo de reflexión sobre el significado e, incluso, sobre la comparación con la lengua materna. En muchos casos se hace para ver que, aunque la lengua materna no ofrezca las mismas formas, si ofrece otras estrategias para comunicar las ideas subyacentes. También busca crear la idea de que la gramática constituye el pilar necesario para una comunicación exitosa por parte del aprendiente. 

Pasamos de solamente inducir la gramática o guiarse mediante un contexto nociofuncional, a ver que la gramática opera sobre el significado con el que el hablante utiliza esas formas. Y para que haya una reflexión más profunda y, en mi opinión, más productiva, necesitamos crear contextos narrativos/temáticos que trabajen una y otra vez el mismo léxico y las mismas ideas. Se trata de conectar el discurso a través de una temática específica. 

LA IDEA

Por eso hoy te vengo a proponer una idea/lección para inducir esa reflexión y asumir diferentes puntos de vista. La he llamado los seis sombreros del subjuntivo. Y ahora te cuento por qué. 

En una clase de B2, ya habíamos trabajado, con ayuda de diferentes textos y temáticas, algunos aspectos del contraste de declaración (cuando manifestamos lo que pensamos o sabemos) y no declaración de un hecho x. Para la idea a continuación, tomamos como contexto comunicativo la identidad digital. Y, en este caso específicamente, analizábamos perfiles de famosos en diferentes RRSS. 

1

En una sesión previa, en la que habíamos trabajado el vocabulario para describir fotografías y el carácter, les dejé como preparación el escoger la foto que tiene un famoso en una de sus RRSS. Debían escribir un pequeño texto que contara:

  • qué veían,
  • qué imagen transmitía la persona, (personalidad, carácter) y
  • cuál era su opinión sobre la foto. 

2

Para darle un marco comunicativo a la actividad, tomé la metodología para discusiones de Edward Bono. Esta estrategia nos permite asumir una posición o perspectiva diferente, dependiendo del color del sombrero que elijamos. Originalmente, esta estrategia fue desarrollada para fomentar la toma de decisiones y para generar un pensamiento lateral más fructífero. 

En Canva preparé una plantilla como la de abajo y luego la puse de fondo en un Jamboard. El folio lo dupliqué según el número de estudiantes. Luego allí, en Jamboard, busqué en la base de datos de Google fotos de los sombreros (vector de sombrero rojo) y los puse en la columna correspondiente. 

3

A continuación puse cada uno de sus textos en un folio. Aquí preferí dejarlo anónimo. Me parece que, a veces, el anonimato favorece la participación y disminuye la ansiedad que se puede generar. 

Luego, en clase, le pedí a cada uno que escogiera un texto; no podía ser el que cada uno había escrito. El estudiante debía escribir su nombre para saber quién estaba allí. Su tarea ahora era revisar el texto y proponer mejoras. La mayoría de las mejoras se hizo de manera oral. 

4

Luego les expliqué en qué consistía la estrategia de los seis sombreros y les mostré esta infografía. Así tenían una noción más clara de cuál iba a ser su posición durante su aporte. 

5

Cada uno tenía entonces la tarea de mostrar y argumentar su posición frente al texto o a lo que el famoso en cuestión hace en sus RRSS. Lo interesante del experimento fue ver cómo, dependiendo de la posición que se había adoptado, las proposiciones y opiniones sobre el tema salían de manera más natural. 

En el caso de mi alumna Henrike, quien había tomado el sombrero de la lógica, aparecían matrices de tipo es lógico (que) x, es evidente (que) x , está claro (que) x. Ella quería declarar lo que pensaba o sabía de ese texto/famoso. 

Por su parte, Jannis (sombrero de las emociones) empezó a usar matrices en las que quería valorar la foto de Lionel Messi y decir qué le molestaba o agradaba de las fotos o perfiles de los famosos. De manera muy natural surgían matrices de tipo me gusta (que) x, me molesta (que) x o odio (que)

6

Yo , por mi parte, iba recogiendo todos esos aportes en donde se debía hacer la selección de declaración o no declaración. En un último paso las compartí en el pleno y miramos cuáles habían sido las intenciones comunicativas y si en una frase determinada se quería declarar x o no. 

Estar casi que obligados a adoptar una posición frente a un tema, los hizo reflexionar más sobre la medida en la que querían acercarse o alejarse de un hecho x. Si bien es cierto que seguía habiendo un margen de error en el uso de las matrices, el principio subyacente estaba quedando más claro gracias a estos coloridos sombreros. Como vemos, es una estrategia que permite la variación de la temática. Podemos tomar diferentes textos de un tema y ponernos un sombrero diferentes para hablar de ellos. ¿Qué tema escogerías tú?

Toon-Jennifer

¿Qué te ha parecido la idea? Me gustaría mucho intercambiar opiniones en los comentarios. ¡Hasta una próxima entrada!

4 Comments

  1. Anny Contestar

    Me ha encantado esta propuesta. Muchas gracias por compartir.
    Una preguntita: ¿En cuantas sesiones recomiendas hacerla y cómo dividirla para clases individuales o en grupo?

    1. Profe-de-español.de Autor de la entrada Contestar

      Hola, Anny:
      Esta sesión, específicamente, la llevé en dos sesiones. Pero en la primera solo hicimos la introducción a la temática de la descripción de fotos en RRSS. Yo la realicé en una clase grupal. En clases de tú a tú le pediría a mi estudiante que escribiera un texto, pero yo, como docente, llevaría otros dos o tres. Así habría de dónde elegir. Y luego la desarrollaría de la misma manera. Solo que como solo es una persona, le pediría que se pusiera dos sombreros diferentes para analizar un texto. Así lo «obligamos» a que cambie de perspectiva. Mucho más productivo.

  2. Manuela Aparicio Álvaro Contestar

    Me gusta mucho la idea. Creo que se puede usar con muchas temáticas diferentes. Muchas gracias

    1. Profe-de-español.de Autor de la entrada Contestar

      Sí, creo que ahí está el potencial. Lo probé con otros temas y surgían varias matrices. Creo que lo más importante es que uno haga el ejercicio antes y que el docente se ponga diferentes sombreros. Solo así sabremos si hay potencial en un tema o no.

¿Qué piensas de esta entrada?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: